lunes, 17 de diciembre de 2012

¡Todos esclavos!

Uno de los capítulos más sabios que me han salido (que yo sepa). Imitando o parodiando, eso ya a gusto del consumidor, como en los mejores restaurantes de lujo lujesco) el inconfundible estilo narrativo de Christian Jacq, ¿no es acaso cierto que en nuestro bienamado sistema educativo, económico, social y etcéteras se promueven actitudes de servidumbre y se ataca la iniciativa? Te dirán "sí, claro que la creatividad es una cualidad apreciada entre los altos ejecutivos" pero, ¿no es acaso verdad que es lo primero que las escuelas y universidades pretenden suprimir? "Tienes que hacer como digo yo", dice el profe, "o te suspenderé". Ésa es otra, ese futuro maravilloso y luminoso que prometían, ¿ande andará? Nos han vendido el caldo de los oasis pero ahora resulta que, o haces lo que te dicen de por vida, o no hay caldo... y así es como se mata la personalidad.
Todos dependiendo de que alguien nos diga qué hacer. Todos esclavos.

Enjoy yourselves.