lunes, 17 de diciembre de 2012

El final de la Saga del Hombre Nervioso


Me asombra lo mucho que algunos trabajan sus entradas de blog. Yo personalmente prefiero la gracia y belleza que otorga la sencillez. Esto son fragmentos de mi alma, tan sucios y sin pulir como recién sacados de ella (asumimos que el alma queda por algún sitio del interior de uno... y bueno, cuando abres un cuerpo humano el interior es bastante asquerosico). Pero bueno, sobre la forma y el corazón ya hablo en otros capítulos, así que dejaremos ese tema para más adelante.

Ahora, unas breves palabras sobre el vídeo (a ver si esta vez lo consigo):
El día, más bien la noche, que veía todo esto por primera vez establecí sobre la marcha una serie de líneas separando las líneas temáticas (o lo que se tercie) del vídeo. Hasta aquí para mí era la Saga del Hombre Nervioso, adivinad por qué. Luego vendrá la de las galletas y entonces ya caeremos en una espiral de demencia que culmina con la saga final, pero no adelantemos acontecimientos.

¡Hasta más ver, grumetes!