viernes, 15 de febrero de 2013

Grabadora, Silencio y Gaviotas...


Recordando tiempos inocentes en los que la mente hacía el trabajo libremente (sin que fuera trabajo) aparecen rastros que llevan a la raíz del auténtico método del hacedor de historias. Con miedo a los jueces y rellenando huecos no se va muy lejos... andar andarás, pero dando vueltas.

Un sueño sólo es estúpido si tú crees que es estúpido.