jueves, 7 de febrero de 2013

El fantasma interior

 

 Y nadie iba a pensar, aunque por otro lado parece muy lógico teniendo en cuenta mi predisposición natural a este tipo de cosas, que acabaría creando uno de estos términos raros que tanto les gustan a los científicos y tan poco entienden. Se pasan la vida intentando explicar términos como "teatro de la crueldad" o "encarnación" o cualquier otra cosa... Las palabras son algo muy personal (y los términos no digamos). Si a tí "fantasma interior" te ayuda a acordarte de la sensación justa que intentas describir, entonces es perfecto. Pero es verdad, no es una metáfora... o no posee el proceso que tiene una metáfora, quizá sea más bien una imagen onírica o el lenguaje del alma de quien lo dice.

Pero ayuda.