sábado, 5 de enero de 2013

Alarm Man

Una historia real. La vida del vagabundo a veces lo lleva a hacer de despertador (y eso sólo puede hacerse de la manera más absurda posible, "como está mandado", que diría mi tía Tó).
Y si alguien quisiere saber de dónde sale lo que digo (no, no es del programa de youtube), ¡que comente, maldita sea! ¿Os ofrezco mi cuerpo y mi alma y así lo agradecéis? Anda que...
Seremos vagabundos in the afterlife.