viernes, 29 de marzo de 2013

Un breve viaje por Forsaken World



Henos aquí como... no estoy muy seguro de que tengamos una temporada habitual de hacer entradas (y desde luego menos de dejar comentarios), pero mirando las imágenes que tengo por aquí de cyberdroga variada, hoy voy a hablar de mi breve pero necesaria experiencia con Forsaken World, de la misma gente que lleva también el Perfect World.

Empezamos con el lag: extremo. Una de las razones principales por las que no acababa de llegarme el colocón. Con lag, todo se tuerce, incluso los delirios yonkis. Igual era cosa del ordenador que uso, pero bueno... comprarse uno mejor sólo para poder jugar a esto sí denotaría un serio problema toxicológico.

Para el caso, ¿qué fue lo primero que me atrajo a este juego? Las mujeres... suele pasarme en los juegos de alta calidad gráfica. La libido vende, fin. Pero lo que realmente me hizo querer probarlo fue la variedad de razas absurdas y la clase (en efecto, clase) de vampiro. Así pues, tras sufrir las de dios para descargarlo, lo primero que me hice fue... un señor de piedra, al cual tenía intención de llamar Kuni... pero Kuni estaba cogido, así que le llamé DaKuni.

DaKuni era muy fácil de subir (además tenía un carisma especial, era el Kuni y era de piedra, ¿qué más querías?), pero había descargado el juego por dos razones, así que enseguida empecé a hacer más personajes... y lo curioso es que las mujeres no tenían carisma ninguno, sólo estaban cañón. Los... personajes que no eran mujeres fueron los que más resultones me salieron. Uno era un clérigo con una cara de pirata que no podía con ella (y por supuesto, con el consecuente vestido... no hábito no sotana ni leches, llevaba un vestido) con el sonoro y curioso nombre de Kimqar; el otro tenía que llamarse Vladimir, ya que era igualito que el Vladimir de Legend Of Mafia... pero, agh, Vladimir estaba cogido, así que la alternativa brilló por sí sola: sería Vladimide (la fusión perfecta entre Vladmir de LOM y el consejero del Emperador de mi partida de 5 Anillos xD).

La historia acaba más o menos así. Afortunadamente no sufrí una grave adicción a Forsaken World y además me permitió descubrir cosas fantásticas para añadir a mi Universo LOM. Y por supuesto, me ha permitido escribir esta entrada que hará que los que jugaron en mi partida de 5 Anillos se rían (y quizá tiemblen) un rato.