sábado, 30 de mayo de 2015

Hacking Revolution Ultra Legend Genesis Redux

Con este rocambolesco título... podemos prender al autor del post por hereje suicida y via, se acabó la hisoria y a otra cosa, caterpillar. Peeeeeero, como somos sujetos (que también quiere decir encadenados) de divina mente intentando surgir de alguna especie de cosa rara y viscosa que huele mal y es asquerosa (como la de Azim en Legend Of Mafia ;D), algo tendremos que hacer para evitar acabar sumidos en las tinieblas del olvido mientras nuestra entidad suprema se va pudriendo letárgica a base de un entorno altamente horrible. Eso y que igual el blog estalla de tanta absurdez, pero en cuanlquier caso, ¡cómprame una alfombra turca!

Así empieza esto, que sigue y continúa abriéndose paso por entre los hilos temporales que nos acosan y recuerdan la malevolente caída del universo sucial (de suciedad). Con el recuerdo, primero, del curso de clown-actor que hice en 2014 y me hizo recordar lo que hay que recordar; además de mostrarme una manera fácil y eficaz de hacer las cosas, por no hablar de lo bien que lo pasamos. ¿Qué más se puede pedir? Pues que me paguen, claro xDDD. O sea, de algo hay que vivir... al menos hasta que más gente le haga caso a aquel filósofo todo crack que decía que, con los avances actuales, bastaba con que el 1% de la humanidad se dedicara a tareas de mantenimiento y luego cada cual hiciera lo que más le gustase. Si esto fuera así... oh, cielos, mis problemas no existirían. Me pregunto por qué no habré subido antes este hermoso vídeo al blog, pero bueno... misterio.

Clownescamente hablando, hacer cosas es fácil. Sencillo. Factible. No es difícil, no tiene ninguna complicación. Esto es así. Entonces, ¿cuál es el problema? La gente no entiende cuando se lo cuento... también es que se lo cuento a quien no lo entiende, he ahí. Pero el asunto es que el entorrrrrrno me consume, me mueeeeeeeero y nohagonada y eso me mata y consume todavía más. O sea, es fácil; fantástico... pero si vives estresado a morir y entre que te insinúan sutilmente que eres un fracasado de mierda y que deberías mandar todo lo que quieres a tomar por saco para hacerte un negociante y que luego además eres no sólo inválido crónico, sino inválido y retrasado y senil... y, por supuesto, hablas chino, pues entonces ya la liamos. Una cosa es que nadie regale nada, yo respeto eso; otra ya es que a uno se lo quiten todo y además le peguen un tiro en el esmógato por el camino (y, por si alguien lo dudaba, el esmógato siempre duele más que el estómago). Y puesto que esto es así, vamos a continuar...

Cada vez que tengo ocasión de escapar de mi entorno se produce un curioso fenómeno. Primero, tengo un miedo impresionante y creo que me voy a morir. Después me siento fantabuloso. Luego vuelvo y me entran ganas de suicidarme o de matar a todos a mi alrededor... es desesperanzante a saco. Porque fuera no siento las ataduras de dentro y eso es muy bueno. Es como si aquí le diera al pause y mi vida se detuviera hasta que vuelvo a salir... el problema es que la vida sigue y yo sigo sin hacer mis escrituras y me caaaaaaago en la lecheeeeeee!!

Y así está el asunto. Cada vez que reúno fuerzas para decir "allá voy, vamos a hacer alguna cosa artística", entonces todos me estresan; ya sean los críticos de mierda (de los cuales afortunadamente me pude librar... pero dales tú tiempo a que se reagrupen bajo una misma bandera y arderá Troya... dos veces), aquellos que me interrumpen de forma insultantemente constante (pero que luego cuando estoy viendo la tele y jugando al Pokémon se van todos urgidos porque "lo que yo hago es muy importante"), los que no me dejan ni dormir y a los que creen que interesarse por mis escrituras es decir "¿la acabaste ya?", entre otros de muchas naturalezas, pero todas horribles y cansinas... anda, como las amebas, ¡pobres amebas! xD

Luego, cuando no hago nada, entonces no me molesta nadie. Eso es lo divertido. Claro que entonces me inunda el auto-odio, ¡porque yo quieeeeero hacer cosas, malditasea! Me fascinan las cosas que hago... igual soy al único, pero que les den. Yo antes tenía un fan y a mi flan me remito, ¡já!

Ahora, como de costumbre, la entrada se inundará de comentarios de los miles de seguidores de este famosísimo blog, amanecerá y podremos tomar el desayuno =3. ¡Saludines!